El Municipio de Sáenz Peña en tiempos de Crisis apunta contra los remiseros

El Municipio de Sáenz Peña en tiempos de Crisis apunta contra los remiseros

Durante estas semanas de 2019, a muchos años de sancionada la Ordenanza de obleas O.D.I. de remises que nunca se aplicó, la Municipalidad de Sáenz Peña se comenzó a acordar ahora (en un tiempo de brutal crisis), de apurar a los vecinos remiseros para que “cumplan” una serie de trámites engorrosos, para la colocación de unas obleas (que la ordenanza vieja ya reguló) y llenar de papeles para estos ciudadanos que en semejante crisis económica salen a buscar llevar un plato de comida a sus familias.

En trámites engorrosos, la Municipalidad puso a un Ingeniero Agrónomo y a otros funcionarios a visitar todos los días a las empresas de remises, para que cumplan con una serie de trámites que traen más dudas que soluciones.

Ninguna de las situaciones tales como, el carnet general que ya tienen los choferes, los alquileres de un auto de un dueño a varios choferes, alquileres simples de autos a la agencia, o bien autos que tienen más de un titular, sabe como resolver el Municipio para facilitar el trámite en lugar de hacerlo práctico.

Es decir, un estado de incumplimiento de normas por años, y en vez de facilitar a esta pobre gente que sale a las desastrosas calles de Sáenz Peña a trabajar, les ponen miles de trabajas solo para cumplir ellos (los funcionarios) una serie de normas que antes no cumplieron.-

En la ciudad, existen una situación de continuo in-cumplimiento de muchas ordenanzas vigentes y el Municipio debe facilitar al comerciante y al remisero, no hacerle su vida y trabajo más engorrosos para ejercer su poder de policía.

Son varias ordenanzas ya sancionadas, vigentes, una de 2014, en la que el Concejo habilitaba al Ejecutivo comunal a realizar el reordenamiento de empresas, el registro de choferes, y otras ordenanzas que obligan al sistema de ODI u Oblea de Identificación de unidades, choferes, licencias y empresas.

Pero se quiso, conforme el espíritu de la legislación, regular en la parte más concreta de la seguridad al ciudadano pasajero para que cuente con la información en detalle del vehículo, chofer, licencia, datos de la empresa, para que sepa con quien viaja y las características de su transporte.

La ordenanza 7487/12 está vigente y establece el “USO OBLIGATORIO DE LA OBLEA DE IDENTIFICACION ODI para la totalidad de los autos de transporte de remisses y también de transporte escolar”

Las obleas debieran ser colocadas en ambas puertas delanteras, una en tapa de capot frontal y las restantes en la tapa de baúl o puerta trasera. Obleas circulares de 22 cms. de diámetro con la leyenda “ODI, N° Registro Municipal; color de fondo amarillo en remises, letras negras, tamaño no menor a 12 cms., y de 3 cifras de numeración consecutivas”. En escolares: Obleas naranjas y en los restante similar a la de remises.

Además una serie de controles regulares de toda la plantilla de vehículos, y choferes.

-También la vieja Ordenanza de emergencia en seguridad aprobada contempla el caso, y estableció la “autorización al Intendente para implementar líneas de acción y control para las unidades de transporte público de pasajeros en la modalidad remis a través de la implementación de obleas identificatorias;

Por ello decimos que la regulación de la actividad del servicio de transporte público de remises, la planificación del sistema de gestión del tránsito local, como el más complejo de seguridad merece clarificar las acciones y no enlodar más a gente que necesita trabajar y no merece aprietes ni presiones del estado.

Esa seguridad es cierto que además se completa con ver con el estado de varias unidades de las distintas empresas que operan en el medio, pero en un tiempo como este se deben ejecutar cosas prácticas y no el descontrol de papeles a los que está exponiendo a las agencias, titulares y choferes de autos de remises.

 Lo grave es que existe una realidad de años que el Municipio avaló con su desidia –como por ejemplo todos los carnets habilitados por el mismo Municipio- pero que ahora buscan torpemente modificar lo que en la realidad estaba habilitado por el Municipio, y hacerle todo más difícil a esta gente que sale a trabajar en este servicio de remises.

Si el Municipio no ha cumplido la ordenanza durante años, ¿ahora se acuerda de presionar en dos meses queriendo hacer lo que no quiso hacer en años?

Pero no explica porqué las calles por donde transitan estos trabajadores están en el deplorable estado, porque el tránsito es un caos, y porque la Municipalidad desde el año 2000 al 2019 ha tenido presupuestados más de SEIS MIL CUATROCIENTOS SESENTA Y NUEVE MILLONES, SETECIENTOS VEINTITRES MIL, NOVENTA Y OCHO, CON 27 CTVOS. ($6.469.723.098,27) en 21 ordenanzas de presupuestos sancionadas entre 2000 y 2019, que no están en obras de alta infraestructura, ni en servicios públicos.

Esa masa de dinero NO está en los servicios que el mismo Municipio debe brindar, pero sí se quiere exigir lo que no hace el estado, resolviendo los problemas municipales con infracciones, multas, secuestros de motos o autos.